redes-sociales

El 13 de Noviembre, a horas de la noche, Francia fue testigo del peor atentado terrorista que haya visto en los últimos años. El escenario fue París, ciudad en la que se llevó a cabo un triple ataque que tuvo como saldo más de 100 personas muertas y muchas más heridas.

redes-sociales-1

El hecho se hizo rápidamente de conocimiento público a través de los diferentes canales de información, despertando la solidaridad del mundo entero para con el país europeo y la condena a tales actos de violencia por parte de los grupos fundamentalistas del islam.

En esta coyuntura, Facebook, la red social más extendida en el mundo entero, quiso expresar su solidaridad con el país al permitirles a sus usuarios modificar su foto de perfil agregándole la bandera francesa. De esta manera los usuarios podían expresar su apoyo a Francia en tan solo unos segundos siguiendo unos sencillos pasos.

redes-sociales-2

El problema es que, si bien la idea tuvo una recepción bastante buena y hubo un mar de banderas en los perfiles de la famosa red social, hubo también un gran número de personas indignadas totalmente con Facebook y con las personas que cambiaron las fotos de sus perfiles. ¿Por qué? Vamos a verlo.

Francia y el resto del mundo

¿Por qué la gente condenaría que Mark Zuckerberg y Facebook expresen su apoyo por Francia? Total, parecía un gesto de lo más noble y desinteresado, algo que no tendría por qué tener una motivación más que la de expresar solidaridad.

El asunto pareció ir con la “selectividad” del apoyo.

¿A qué nos referimos? Pues que en el mundo podemos ver atentados, ataques y guerras todos los días, muchos de ellos con saldo de muertes y heridos, incluso superiores al del atentado en Francia. La propia Siria, país donde se encuentra la base militar del islamismo, ha visto por meses las muertes de centenas de sus ciudadanos, pobladores que nada tienen que ver con esta guerra y que, sin embargo, mueren todos los días a causa de esta.

¿Qué hacía a Francia más importante que Siria o las decenas de países africanos en guerras internas? Eso es lo que se le recrimina a Facebook.

Moda contra Moda

Por otra parte, si bien hay muchísimas personas que cambiaron su foto de perfil por razones genuinas y muchísimas personas que protestaron contra esta medida por un tema de principios, parece que al final la pelea era por cuál moda tenía “la razón”.

Esto se ejemplifica con una frase recogida en el perfil de una persona por esos días:

“Ahora la pelea es por ver quién es el más cool, el que se pone la bandera, o el que se indigna con la gente que se pone la bandera”

En tal sentido, en ambos bandos podíamos reconocer gente efectivamente interesada e informada sobre la causa por la cual luchaba, pero de la misma manera se podían encontrar inclusive a una mayor cantidad de posers arraigados a su posición sin importar qué.

Facebook se enmienda

El asunto llegó a tal nivel que Facebook, en la voz del propio Mark Zuckerberg, tuvo que dar una manifestación al respecto. Es así que, a través de su propio perfil en la red social, el CEO de Facebook afirmó que lo de París tenía que ver con un cambio de políticas que regiría a partir de ese momento. Incluso, para confirmarlo, comunicó que estaban activando su herramienta Safety Check para Nigeria, la cual acababa de ser víctima de bombardeos

Una buena medida por parte de la red social, pero al final no fue lo que acabó con la polémica.

El fin de la polémica

Y como en la mayoría de casos, el fin de la polémica de las banderas en Facebook llegó con el pasar de los días y con la pérdida de atención en estos temas por parte del resto del mundo.

Así fue que, en tan solo unos días después, ya podíamos ver como las fotos de perfiles regresaban a la normalidad, ya sin banderas de ningún tipo, y la mayoría de usuarios olvidaban sus disputas sobre Francia, Siria, el terrorismo y las ideologías.

redes-sociales-3

La conclusión de todo esto es que simplemente no hay forma de satisfacer a todos.

Lo que hagamos como personas o como marcas, sin importar lo mucho que lo hayamos planeado o si está hecho con nuestras mejores intenciones, va a gustarle a algunos y a desagradarle a otros.

Lo que sí debemos hacer es estar preparados para responder ante una crisis que se derive de un caso similar, no necesariamente dándole la razón al usuario, sino dando una respuesta basada en el correcto análisis de la situación y basándonos en nuestros principios e identidad, ya sea como persona o como marca.

Nos quedamos con esta viñeta, que si bien apela al humor, ilustra bastante bien a lo que nos referimos en estas últimas líneas.

redes-sociales-4

The following two tabs change content below.

Deja una respuesta